Las bodas, a rasgos generales están formadas por la ceremonia y la celebración con los familiares y amigos. La ceremonia, ya sea por la iglesia o civil, está regido por un protocolo a seguir y configura la parte más formal del evento, mientras que la celebración que se hace con una comida o cena, es la parte más informal de la boda. Como las bodas están formadas por estas dos partes, muchas novias optan por llevar dos vestidos diferentes, uno para la ceremonia y otro para la celebración.

Ya hablamos en artículos anteriores de diferentes posibilidades de vestidos de novia en las bodas que se celebran en invierno. Por lo que, no vamos a hablar hoy de detalles exclusivos de los vestidos de novia, si no que vamos a hacer referencia a las posibilidades que existen para ambos vestidos. ¡Ya que se pueden llevar dos oufits en un mismo día!

Muchas novias optan por esta opción, ya que los vestidos para la ceremonia suelen ser más recargados y para la celebración, quieren ir más cómodas. Pero sobre todo para crear ese efecto “wow” en los invitados, e impactarles con dos looks totalmente diferentes. Hay infinidad de posibilidades para no comprar dos vestidos, si no que el mismo vestido sirva para la ceremonia y la celebración sacando o añadiendo detalles de éste.

Algunas de las opciones son:

  • Comprar dos vestidos diferentes. Uno para llevarlo en la parte más formal, que normalmente es “EL VESTIDO” con mayúsculas, ya que es el principal de la ceremonia. Y el otro, el de la celebración, normalmente más sencillo que el anterior, aunque sin perder la esencia de un vestido de novia. Muchas veces el segundo vestido, dependiendo del corte, de la estructura y de la forma, hasta se podría reutilizar para otros acontecimientos. Esta opción, sale mucho más cara ya que la novia tiene que invertir en dos vestidos diferentes.
  • Dos vestidos en uno. Es decir, que el vestido que se utilice para la ceremonia sea el mismo que se utilice para la celebración, pero sacando alguna ornamentación o añadiendo algún complemento para que se vea diferente. Por ejemplo, se puede añadir un cinturón, detalles de “quita y pon”, reconvertirlo de manga larga a manga corta, etc. Hay infinidad de posibilidades, ya que si se opta por esta opción, el propio vestido ya estará preparado para remodelarlo al gusto de la novia. De esta manera, se verán como dos vestidos distintos y saldrá mucho más económico.
  • Vestido con sobrefalda. Muchas novias optan por la opción de llevar un vestido con sobrefalda para la ceremonia, y para la celebración se quitan esa sobrefalda quedando un vestido blanco para la celebración. Esta opción, es muy sencilla pero impactará ya que aparentemente se verán como dos vestidos distintos. Además, siempre se pueden añadir accesorios como un collar diferente, o una corona de flores para el pelo, etc. Para remarcar más la diferencia entre uno y otro.
  • Cola montable y desmontable. Esas novias que sueñan con llevar una cola de sirena y un vestido de corte A, ¡ya pueden dejar de soñar! Se pueden llevar estos dos vestidos en un mismo día gracias a la cola desmontable. Es igual si quieres un corte de sirena para la ceremonia y un corte A para la celebración, o al revés. Existen unas colas montables y desmontables que se adhieren al vestido de novia y quedan como si fuera del mismo. Gracias a esto se puede hacer que un vestido de cola de sirena, al quitarle esa cola desmontable, se convierta en un vestido de corte A.
  • Encajes y bordados en espalda, escote y brazos. Si eres de las que te gusta llevar bordados, encajes, etc. pero para la celebración quieres que sea un vestido no tan recargado y algo más sencillo, ahora lo puedes hacer gracias a encajes y bordados desmontables. Sacando o añadiendo se modifica la estructura y parecen dos vestidos distintos. Por ejemplo, el escote ya sea de la espalda o delantero se verá totalmente diferente, o si el bordado se encuentra en las mangas del vestido al sacarlo se verá manga corta o de tirantes.

Como veis hay diferentes opciones a vuestro alcance para poder llevar el día de vuestra boda dos vestidos diferentes sin perder su esencia. Además, también se pueden llevar dos peinados distintos, por ejemplo en la ceremonia un recogido, ya que queda más formal, y en la celebración un semi-recogido o suelto, y de esta manera ayudará a potenciar el cambio entre un vestido y otro.

Ahora tus deseos de lucir dos formas de vestido que te gusten se pueden hacer realidad. Cada vez más las firmas de vestidos de novia apuestan por esta opción, para esas novias que quieran sentirse radiantes en la ceremonia y esplendidas en la celebración.

Por: Mireia Aznar Marquès (@mireaz)

 

(Imágenes: pinterest.com, rubenhernandezcostura.com, elconfidencial.com)