Como a la mayoría de gente, me encanta el verano y todo lo que le acompaña: los paseos a media tarde, los días enteros en la playa, despertarme sin despertador, los días libres, salir de fiesta, viajar, … y en relación a esto último os voy a decir lo que más odio del verano: hacer la maleta.

Los ‘por si acaso’ me vuelven loca, y la imagen final siempre es yo, sentada encima de la maleta intentando cerrarla a presión y rezando para que la cremallera no explote.

Llega el momento de aterrizar en mi destino vacacional. Todo es felicidad hasta que abro la maleta y, en cuestión de segundos… ¡pum! Todo hecho una bola y cada prenda más arrugada que la anterior. Y mi pregunta es ¿a alguien le apetece ponerse a planchar en plenas vacaciones?

Siempre está el típico que te dirá aquella famosa frase de Adolfo Domínguez “la arruga es bella”, pero a mí, no acaba de convencerme. Por eso, aquí os traigo unos Tips para hacer la maleta.

 

  1. Haz una lista de lo necesario

Con esto te olvidas de los ‘por si’. El truco es mirar el tiempo que hará y apuntarte todo lo necesario. No solo hablo de las prendas de ropa, sino también de los esenciales como toalla, cepillo de dientes, pijama, ropa interior, etc.

Lo imprescindible para esto es hacerlo con calma (lo ideal es empezar la lista una semana antes del viaje, así conforme te acuerdes lo vas anotando).

  1. Organiza tus looks diarios

Piensa en un outfit por día. Por ejemplo, unos jeans los puedes combinar con una camiseta básica y zapatillas para pasear a plena luz del día y con un top y taconazos para las salidas nocturnas. Seguro que también tienes por tu armario un bañador que se puede convertir en un body, o una falda larga que la puedes usar de vestido con los complementos oportunos. ¡Tú armario tiene millones de posibilidades! Sobretodo, toma nota de todos los looks pensados, con sus respectivos accesorios.

  1. Colocación de las prendas

Guarda la ropa interior o complementos dentro de los zapatos, así ahorrarás espacio, tambiñen puedes guardarlo en los espacios sobrantes entre las prendas de ropa ya guardadas. Enrolla la ropa que no searruga, así ahorrarás espacio. Si has metido blusas que se arruguen con facilidad, prueba a separarlas con papel cebolla (o en su defecto, el papel que viene en las cajas de zapatos). Así evitarás esas arrugas imposibles de quitar y suavizarás la presión entre prenda y prenda.

  1. Crea tu propio puzzle

Después de haber escogido el equipaje que más se ajuste y ya tengas preparado tus looks (y tu papel cebolla si es necesario), juega a hacer un puzzle. Lo más recomendable es que las prendas que pesan más las pongas debajo, es decir, los jeans, neceser y zapatos. Un pequeño truco es que el calzado lo pongas en bolsas individuales, así evitarás manchar la ropa y ahorrar en espacio. Las prendas de lana, punto, denim y algodón es mejor enrollarlas ya que no se arrugan y así ocupara menos espacio que si estuvieran plegadas. Si vas a llevar camisas, blazer y trajes de noche, no olvides que estas prendas van arriba del todo y no las abroches, si no, cruza las mangas.

  1. Pequeños trucos

Los cinturones ponlos alrededor de la maleta, siguiendo las curvas de esta. Con está acción ahorraras en espacio y evitarás los enganchones no deseados. No olvides meter un par de bolsas de plástico. Una de ellas te ayudará a poner la ropa sucia y la otra para la emergencia por si vuelves con ropa mojada o zapatos muy sucios.

  1. La vestimenta

Opta por llevar la ropa más voluminosa puesta. Tanto en zapatos, como chaquetas y/o pantalones. Así dejarás más espacio en tu maleta para el resto de enseres.

  1. Los olvidos

No te preocupes si se te olvida meter algo. El mundo no se acaba y estoy segurísima que tu destino tiene un súper, una farmacia o cualquier mercado que te facilite comprar aquello en lo que no pensaste.

  1. La bolsa de mano

Si viajas en avión, no olvides meter un conjunto de ropa y ropa interior en tu bolsa de mano. Nunca se sabe si va a hacer falta. Incluye en esa bolsa los aparatos electrónicos, y todo lo que tenga un valor medio o alto ya que esta bolsa no se factura y siempre permanece junto a nosotrxs.

  1. Quitar pequeñas arrugas

Si cuando llegues al destino, alguna prenda ha llegado un poco arrugada, no te preocupes, no tienes que ir como una loca buscando la plancha, aquí te vamos a decir un pequeño truco. Cuelga ese vestido, blusa o blazer en una percha y meterla en el cuarto de baño mientras te estés duchando. El vapor del agua se encargará de estirar las pequeñas imperfecciones y que quede perfecta.

  1. Último consejo (aunque no menos importante)

Después de todos estos tips, ¡no olvides disfrutar del viaje, pues es la parte más importante de la aventura!

 

Por: Sussana Giménez

(Imágenes: hundredrooms.com, viajeras.com, wordpress.com)