Pues si, ya llevamos un tiempo en verano, y con él los días de insoportable calor, las ansiadas vacaciones, los viajes, los domingos de comida familiar, el aperitivo de antes de comer, eventos varios, etc. Todo esto nos suena a todas. Es como si se parara el tiempo y todo fuera más lento. Además de todo eso, estamos mucho más perezosos y seguir con nuestras rutinas de cuidados y ejercicio se nos hace cuesta arriba.

Romper la rutina del resto del año hace que mantenernos activos nos resulte mucho más difícil. Es como comer sano en Navidad. Sabemos que estaréis hartos de escucharlo, pero lo que más ayuda para seguir manteniéndonos activos es la fuerza de voluntad. Tenemos que querer. Además, existen algunos tips que nos pueden ser útiles. Aquí van algunos:

  • Aprovechemos que escapamos de la ciudad al campo en las vacaciones de verano para practicar deporte al aire libre. ¡Hará más fresquito y las sensaciones son el doble de buenas!
  • Escojamos momentos del día en los que practicar sea más fácil y no nos agotemos con el bochorno solo de pensarlo. Los amaneceres y los anocheceres se convertirán en vuestras horas favoritas para moveros. Además de disfrutar de increíbles vistas, sobre todo si os encontráis en plena naturaleza.
  • Nuestra motivación principal será pensar en lo genial que nos sentimos al terminar nuestro entrenamiento. Ya sabemos que es complicado. Estar tirando en la toalla al borde de la piscina y pensar: ¿entrenar ahora? Me sentiré bien pero ¡qué pereza! Mañana si eso. Pero…
  • buscar compañeros de entrenamiento nos ayudará con esto. La motivación se multiplicará por cuantos se apunten a practicar con nosotros. Además de que es mucho más divertido. Así que, si soléis hacer deporte solos, animad a vuestros amigos o familiares a empezar a moverse en verano.
  • Por supuesto, la hidratación es algo fundamental y que también nos puede servir de motivación. Aprovechemos que es verano para probar bebidas ricas antes, durante y después del entrenamiento. Existen múltiples recetas para preparar al cuerpo para hacer ejercicio y otras tantas para tomar mientras practicamos, así como para recuperarnos después:
    • Té helado con limón y hierbabuena antes de empezar.
    • Agua con limón y jengibre para ir tomando mientras hacemos ejercicio.
    • Smoothie de plátano y piña para recuperar energía después de entrenar.

Naturalmente, aunque merece la pena tener todo esto en cuenta y no dejarnos llevar por la dejadez en verano, no hay que estresarse. Si practicamos menos deporte de lo normal no pasa nada. Podemos bajar el ritmo en esta época para disfrutar a tope de nuestro tiempo libre y de otras actividades. Ya habrá tiempo de volver a la rutina en septiembre.

Por: Mercedes Hermida Aguiar (memernes)

(Imágenes: costabravagirona.org, ibizafoodie.com)