Tips para la operación bikini

Aunque se está haciendo de rogar, ya empieza el buen tiempo, y con él empezamos a dejar ver muchas más partes de nuestro cuerpo. Es habitual que por estas fechas nos empecemos a cuidar más, nos apuntemos al gimnasio, comamos de una forma mucho más saludable y, en definitiva, intentemos poner solución a los excesos que empezaron en Navidades y que con el jersey grueso y el abrigo no se notaban.

No es fácil cambiar nuestro ritmo de vida y empezar a incorporar hábitos que no tenemos adquiridos y, mucho menos, conseguir el objetivo y el cuerpo que queremos en un tiempo récord, pero tampoco es imposible. Lo importante es que estemos motivados y sigamos algunos consejos que pueden ayudarnos a hacer esta hazaña mucho más llevadera.

1. COMPRA ROPA DEPORTIVA
Parece una tontería pero no lo es. Estrenar ropa nueva nos anima, y si encima nos vemos favorecidos con ella nos va a apetecer mucho más usarla. Una vez vestidos ya solo tenemos que empezar a movernos, pero el primer paso es ese, vestirnos. Y muchas veces ese simple gesto nos da pereza y nos supone un primer obstáculo a la hora de hacer deporte.

2. NO PIENSES, ACTÚA
Estás ideal con tu conjunto y las zapatillas, no le des más vueltas, no pienses, simplemente muévete. Muévete de la forma que tu quieras, no es obligatorio correr si no te gusta. Hay múltiples alternativas, como bailar, montar en bici, hacer una tabla de ejercicios, yoga o caminar. No importa la actividad que elijas, lo importante es el movimiento y que disfrutes con lo que estás haciendo.

3. MENOS ES MÁS
Es habitual que el primer día de nuestra operación bikini nos demos una paliza. Es el día en que más motivados estamos y es normal ponernos objetivos como el correr todos los días, hacer una tabla de ejercicios y, en definitiva, pasar de cero a dos horas diarias de ejercicio. Esto no es realista. Es muchísimo mejor que te propongas hacer de 20 a 30 minutos de ejercicio al día, 3 ó 4 veces por semana, ya que tu cuerpo se habitúa a un esfuerzo continuo y el metabolismo se adaptará a tu nueva rutina. Hacer dos horas un día y no volver a hacer nada hasta una semana después, no servirá para mucho.

4. COMIDAS VERANIEGAS
Con el calor nos apetece comer menos y tendemos a hacer comidas frías: gazpachos, ensaladas, fruta. Casualmente este tipo de alimentos son mucho más ligeros y nos van a ayudar a tener una alimentación más saludable. Además, acabas de ganar tiempo, todo el que utilizabas para cocinar ahora podrás disfrutarlo.

5. ESTILO DE VIDA

Lo ideal es que esto lo mantengas durante todo el año y que, aunque tengamos temporadas de excesos, no perdamos la rutina porque luego el esfuerzo para volver a ella tendrá que ser mucho mayor.

¡Ánimo y a disfrutar del verano!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos hacerte la visita más entretenida, por eso te hemos preparado unas "cookies". Quiero saber la receta

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar