El verano ha volado y seguro que Septiembre nos ha pillado a más de una con las manos en la masa: que si un heladito por aquí, una paellita en la playa por allá, un mojito para acabar el día… Y la báscula es testigo de los excesos. Aprovecha la vuelta a la rutina para marcarte también nuevos objetivos fit, ¿o eres de esas que lo deja de lado cuando acaba la operación bikini?
Para re-introducirte en el mundo del deporte sin que se te haga una montaña sólo tienes que seguir una serie de directrices que te mantendrán motivada y harán que tus ganas de convertirte en súper mujer aumenten cada día. Puedes optar por apuntarte al gimnasio o hacer ejercicio por tu cuenta gracias a las aplicaciones deportivas que ofrece el mundo del Smartphone, pero, sea como sea, nunca olvides los siguientes consejos.
Empieza poco a poco, ¡es lo más importante! Si te vuelves muy exigente contigo misma y pretendes ir cada día, lo único que conseguirás será acabar perjudicándote. Será duro, sí, pero se te hará mucho más fácil si empiezas haciéndolo un par de días a la semana y luego vas aumentando el ritmo y el volumen. Además, seguro que así te acabará entrando el gusanillo de moverte los días que no toque hacer ejercicio.Healthy Life
Sé realista. Marcarte objetivos desorbitados no tiene ningún sentido. En vez de marcar una gran meta desde el principio, empieza por superarte a ti misma día a día. Te sentirás más fuerte a lo largo de las semanas, al ir viendo cómo aumenta tu nivel. Una vez tengas cogido el ritmo no tengas miedo de mirar al horizonte.
Escucha a tu cuerpo. Es importante que conozcas cómo funcionan tu cuerpo y tu mente y que sepas pararte a escucharlos. No te machaques de buenas a primeras. Si te fallan las piernas o te cuesta recuperar tras series o ejercicios, tal vez es porque tu cuerpo te está avisando. No te sientas menos por tener que tomar tiempos de recuperación más largos de los indicados. ¡ Cada una es un mundo!
– Empieza a mirar un poquito más la alimentación. Ya sabes: ese bollito relleno de chocolate a media mañana, unas bravitas de entrante, comidas abundantes en salsa, fritos… Sólo con apartar pequeñas cosas como éstas de tu dieta y comer un poquito más “limpio” notarás como tu cuerpo se purifica y tira cada día más. ¡ Y lo que no debes olvidar nunca es la importancia de hidratarse a todas horas!
Hazlo en grupo. Empieza a hablarle a tus amigas de lo bien que te lo pasas y te sientes haciendo deporte y hazles el lío para que se animen contigo. ¡Hacer todo esto en grupo es mucho más divertido! Además, seguro que os cuesta encontrar momentos para reuniros de nuevo. Un poquito de fuerza de voluntad y un empujoncito y vuestros encuentros serán mucho más fructíferos y divertidos.

Por: Alba Manzano

(Fuente imágenes: weheartit.com)