En la ropa deportiva, el pantalón de chándal es una de las prendas a la que menos importancia se le da. Hoy vamos a sacar el máximo partido y amar a este pantalón. Tras leer este artículo, no sólo lo vamos a usar para caminar, correr y estar por casa, sino para salir al cine o a cenar.
¿Cuántas veces te has sentado en frente del armario y pasan los minutos, luego las horas, y lo único que piensas es, necesito más ropa?
Debemos tener en cuenta que invertimos un dinero y ya sea mucho o poco no se exprime del todo. Para crear un buen fondo de armario es imprescindible tener básicos y preferentemente monocromáticos.
En cuanto a tejidos recomiendo los de tacto suave y, con un grosor medio para invierno, y para verano nuevamente de tacto suave pero un tejido más ligero.

No temas a probar este estilo, siempre te puede sacar de un buen apuro. Las prisas no son nada agradables, pero a veces son inevitables. También hay días donde no te sentirás muy a gusto e incluso fuera del lado más emocional no sabrás que ponerte.
Existen también más casos usuales en los cuáles te puedas ser identificado/a. Si eres mamá o papá, y tienes que llevar a los niños al colegio para luego hacer tareas y no sabes que ponerte, pero quieres estar decente y presentable. Ir al supermercado, pero no parecer un desastre, ir a estudiar (colegio, instituto, universidad), entre otros muchísimos casos.

Atrévete a usar un buen chándal con tacones y americana para una cena o por el contrario si vas de paseo puedes combinarla con una chaqueta de poli piel o vaquera que vaya a juego con una camisa básica y unas deportivas a juego con ésta última.
Es muy importante ir siempre acorde a nuestra morfología de cuerpo (reloj de arena, rectángulo, oval, triángulo o triángulo invertido) y también respetar nuestra gama de colores (fría o cálida).

En este caso vamos a apreciar un ejemplo de persona fría y rectangular, por lo cual usaremos un pantalón que marque la cintura.
Ante todo, es necesario tener una buena actitud y aptitud, sentirse cómodo con uno mismo y mantener nuestra personalidad siempre presente, ya que esta última te diferenciará del resto de personas. Sé único e inigualable, hazlo a tu manera y verás que podrás comerte al mundo entero. Con chándal o sin él.

Por: Saray Rodríguez