Me merezco un día de vacaciones. De esos en los que no miras el móvil, no atiendes emails, no coges llamadas… Así empezó mi día de relax. El tiempo acompañaba, había adelgazado dos kilos y el plan prometía: ¡Día de playa!

Tras horas tirada en el sol y algún que otro chapuzón decidí que era hora de ir a refrescarse y tomar algo al mítico ‘Surf House’ de Barcelona. Pero cuando entré al baño y me miré al espejo… ¡Mi cara era un poema!

En un principio me lo tomé a risa –que remedio-, cuando llegué a casa la risa pasó a la desesperación. ‘¿Qué voy hacer ahora?’ El jueves tenía que colaborar en Palo Alto Market y no podía aparecer así.

Te das cuenta del nivel de desesperación cuando pones en Youtube: ‘Como maquillar una cara quemada’. Sin resultados.

Desde ayer camino por casa como si de una albóndiga en bechamel se tratara. El Aloe Vera se ha convertido en el amor de mi vida, en mi inseparable compañero hasta que el rojo deje de ser el color tendencia de mi cara, y es que la primavera es muy bonita hasta que te traiciona.

Si tienes un evento en los próximos días y te urge volver a la normalidad. A continuación te doy algunos consejos que pueden ayudarte:

  1. Productos

    Productos “Taller Amapola” para antes de exponerse al sol.

    Ducha con agua fría y secarse dando toques.

  2. Mucha crema hidratante, preferiblemente de Aloe Vera.
  3. Bebe mucho agua.
  4. Si tienes algún compromiso y necesitas maquillarte:
  • Aplícate corrector verde por las zonas quemadas, equilibra la rojez.
  • A continuación una buena base líquida con brocha y no esponja.
  • Evita el colorete y las sombras rosadas. En estos casos las mejores sombras  las doradas y marrones.
  • Utiliza un labial mate y de colores tierra, lejos de los brillantes.

No esperes magia, ya que no te estoy dando trucos milagrosos solo consejos que te ayudarán a disimular la rojez.

Aunque lo principal es preparar la piel antes de salir de casa, ya que una vez allí estamos pendientes de otras cosas (estos de “taller amapola” son de lo más recomendables).

Algunos esperabais un artículo sobre moda y tendencias, y es que esto también es una tendencia, sobre todo en las redes: ¡Tomar el sol hasta decir basta!

Tomar el sol o estar moreno puede ser ‘cool’ hasta un punto. No solo por los resultados, a corto plazo, como los míos, sino por las consecuencias que puede tener en pocos años. Manchas, reacciones alérgicas y lo peor: cáncer… Una anécdota divertida que en muchos casos tiene consecuencias fatales.

Desde aquí os animo, te animo a que protejas tu piel con PROTECCIÓN SOLAR y no con aceites ni ‘cremitas’. El mejor moreno es el que respeta tu piel.

Por: Leticia Fuentes