La caída del cabello, fenómeno conocido como alopecia, es una enfermedad cada vez más común, ya no solo en el sexo masculino sino también en el femenino. El estrés, la presión diaria, el poco descanso o las malas noticias son causas de esta enfermedad.

La primavera, después del otoño, es la época del año en la que sufrimos más caída del pelo. Aunque es posible que algunos de estos pelos vuelvan a crecer otros los perdemos para siempre. Para el tratamiento de este problema solemos acudir a champús anticaida, ampollas y otros cosméticos para evitar la sensación de “cuatro pelos mal puestos”. Gracias a estos productos puedes prácticamente subsanar este problema en el cuero cabelludo, pero no en pestañas y cejas. Maquillarse todos los días las cejas puede llegar a ser molesto, ya sea por la falta de tiempo debido a las prisas o  porque  se nos olvida. Y claro, si las cejas ya resultan molestas, el colocarse pestañas postizas que no aguantan ni 24h, ni te cuento.

Actualmente la tecnología,  la ciencia y la moda se han unido con un mismo fin, la belleza.  Médicos y especialistas de la imagen colaboran para dar las mejores soluciones a los problemas capilares. En Dryane encontrarás las últimas novedades tanto en maquinaria como en estudios para ayudarte a conseguir esa melena de cuando eras pequeña, poblarte las cejas que dan esa dureza al rosto que tanto añoras e incluso ese volumen a las pestañas que tanto envidias cuando ves en los anuncios de una máscara novedosa.

No olvides que para conseguir un buen resultado cada persona es diferente, y no todos los tratamientos nos sientan a todas por igual. Por ello, lo primero que se ha de hacer es un estudio  individualizado y objetivo antes de llevar a cabo cualquier tratamiento, independiente de si es a corto o largo plazo. Desde Grenza, recomendamos de primera mano, que siempre os pongáis en manos de profesionales. Ellos siempre están estudiando y formándose para garantizarnos el mejor resultado independiente de cada una.

Y es que como dice el refrán, “una imagen vale más que mil palabras”. Ya no hay excusas para maquillarnos las cejas todas las mañanas o taparnos esa pequeña entrada de la sien haciendo la raya al otro lado, o pasarnos horas mirando esa fotografía envidiando esas pestañas que tiene la modelo. Está vez, la belleza está en cada una de nosotras, siendo siempre únicas y especiales.

Por: Susana Giménez