Hay que empezar por el principio. ¿Qué significa Curvy?, pues curva. ¿Qué significa Skinny?, flaco.
Entonces ¿una mujer flaca no tiene curvas? Y, por otro lado, ¿una mujer gorda no puede ser esbelta y delicada?

La moda siempre extremando, o perteneces a un grupo o a otro, muy gordo o muy flaco.

Han pasado muchos años y poco a poco han empezado a abrir el campo e incluir a mujeres y hombres que poseen muchas más curvas. Pero como siempre dejan atrás algo muy importante. ¿Es saludable?
Son miles y millones de personas que siguen estas corrientes, aprenden de lo que exponen en pasarelas, revistas, televisión, redes sociales, etc. Hasta el día de hoy se les ha olvidado enseñar lo verdaderamente importante.

Ni gorda ni flaca, diversidad.

Todo esto da como resultado un constante enfrentamiento entre ambas personas.  “¡Qué horror pareces un espagueti!, ¿estás enferma?, ¿comes bien?” Le dicen a las flacas. “¡GORDA!, ¡que te gusta comer, eh!, deberías
bajar unos kilitos, ¿no crees?” Les comentan a las gordas.

Y dirán que el ser humano ha creado sus propias valoraciones y críticas. Pero nos volvemos a olvidar que todo se aprende. Por lo cual una de las grandes fuentes de información y que siempre han llevado a la mujer y al
hombre a seguir un tipo de moda, ya sea física, de peinados o vestimenta, vuelven a ser los medios televisivos y de prensa.

Todos y cada uno de nosotros somos PERSONAS REALES, con más curvas o menos, con tres kilos de más o dos de menos. Todos respiramos, nos movemos, sentimos y pensamos.
Por lo tanto, ¿no es hora de empezar a inculcar valores verdaderos a las nuevas generaciones? Ellos están a tiempo de librar batallas por tener un físico u otro. Que lo único que deben aprender es que no importa su talla
o su peso, si no quien eres. Quererte igual sin importar tu figura, eso sí, siempre se debe estar saludable.

A los que ya hemos vivido todos estos acontecimientos, debemos abrir la mente. Dejar de ser tan criticones, mirarse uno mismo al espejo y decir ME QUIERO, para así poder querer a los demás.

Esperemos que, dentro de muy poco tiempo, podamos vivir en mundo donde las pasarelas se llenen de diversidad. Dejar este CLASISISMO de lado y que unos y otros nos complementemos y conformemos algo mejor.
Que si eres flaca bien, que si eres gorda también.

NYVY = ni skinNY ni curVY. Un movimiento de igualdad entre todos.

A lo largo del artículo habéis podido ver a cuatro personas maravillosas que luchan por esta igualdad.
Por último, aplaudir a todos y todas las que ya han empezado esta iniciativa. Tanto diseñadores, como influencers y lo mejor de todo el pueblo, los seguidores.

Por: Saray Rodríguez

(Imagen principal: pinterest.es)