1964, París y el mundo daba la bienvenida a una persona que se convertiría, años más tarde, en todo un referente de moda y feminidad. ¿Su nombre? Christian Louboutin. ¿Su arma? Los zapatos de tacón.

Como sucede a todos los grandes artistas, empezó a dibujar desde muy pequeño. Su amor por el baile y la noche parisina durante la adolescencia, junto con un gusto exquisito por los zapatos, le llevaron a convertirse en el diseñador oficial del vestuario del Music-Hall de París. Sus piezas obtuvieron rápidamente el éxito esperado entre las bailarinas, pues demostraron ser resistentes a sus constantes movimientos y exigentes coreografías. Así es como comenzó a realizar algunos encargos a modo de diseñador freelance para las marcas de moda más prestigiosas del mundo. El diseñador parisino creó colecciones de zapatos para calzar a los modelos en los desfiles de Chanel, Chloé, o Yves Saint Laurent, entre muchos otros.christian louboutin

Avanzamos unos años en el tiempo hasta llegar a 1991, cuando abrió su primera tienda en París, concretamente en el Passage Véro-Dodat. Entre su clientela ya podíamos contar con las damas de la alta sociedad parisina y rostros muy conocidos como Catherine Deneuve o Carolina de Mónaco.

Pero su seña de identidad no llegó hasta un año más tarde. En 1992 empezó a usar el rojo Louboutin en cada una de las suelas de sus creaciones. Así convierte a cada uno de sus diseños en piezas únicas con las que sueñan gran parte de las fashionistas mundiales, sí, incluida Carrie Bradshaw.

¿Nunca os habéis preguntado cómo llega un diseñador a encontrar ese rasgo tan característico y distintivo? ¿Cómo se le ocurrió a Louboutin que una suela roja sería todo lo que necesitarían sus zapatos? ¿Por qué son tan mágicas? ¿Qué tienen que nos hacen soñar, soñar y soñar?

Para las dos últimas preguntas, siento deciros que no tengo respuesta. Es algo innato, algo que no se puede explicar ni entender. Simplemente adoramos esos zapatos y el poder que nos hacen sentir cuando nos ponemos unos.

Lo que sí os puedo contar es qué inspiró al diseñador. Nada más y nada menos que dibujos del artista estadounidense Andy Warhol, en los que algunos zapatos también tenían la suela roja. A esto le podemos añadir el color de uñas de su asistenta, siempre rouge. Mirando sus diseños, sentía que les faltaba fuerza, expresividad. Se le ocurrió resolverlo del modo más simple, consiguiendo un resultado impecablemente elegante. Un elemento que prácticamente se convirtió en el leitmotiv de su carrera como maestro de la moda.

En palabras del diseñador: ‘’Aunque no te gusten los colores, acabarás teniendo algo rojo. Para cualquier persona a la que no le gusten los colores, el rojo es un símbolo de cultura. Tiene diferentes significados, pero ninguno de ellos es malo’’.carrie bradshaw

Pero no todo podía ser tan bonito, ¿no? Sus suelas rojas le han llevado a pasar por diferentes litigios en un buen número de ocasiones, pero también han catapultado cada uno de sus diseños a convertirse en iconos perfectos de la moda. Hace pocos años, Christian Louboutin se querelló contra la firma de moda Yves Saint Laurent por utilizar zapatos con la suela roja en uno de sus desfiles. Ningún otro zapato puede tener las suelas del mismo color, ya que el diseñador francés tiene los derechos artísticos reservados.

Siempre he pensado que no hay nada mejor para conocer a una persona que saber cuáles son sus debilidades. ¿Y sabéis qué? Los diseñadores, esos maestros que a veces nos parecen de otro mundo, también las tienen. En este caso, Louboutin se muere por los libros y las corbatas de colores. Sí, corbatas que luego nunca se pone.

En una entrevista con el Financial Times, admitió: ‘’Si voy de compras, puede ser que sea para comprar dos o tres corbatas más, que luego nunca me pongo, o camisas de Charvet en Place Vendome. Tienen las corbatas más coloridas: es como mirar un precioso jardín. Tengo muchísimas en casa y estoy encantado de no ponerme ninguna’’.christian louboutin

Pero no sólo se queda en los stilettos en cuanto a hacernos soñar y desear se refiere. En 2012 firmó una colaboración con el fabricante neoyorquino de maquillaje Batallure Beauty para lanzar una colección de productos de belleza y el año pasado lanzó un repertorio de 31 esmaltes de uñas con el que inició su propia línea de cosmética. ¿Podéis adivinar cuál es el color estrella?

Ahora que ya conocemos todos un poquito más al hombre que nos hace suspirar con un par de zapatos – siempre entre 12cm y 16cm de altura – y que nos reta a desafiar a la gravedad, puede que no nos sintamos culpables a la hora de estrenar nuestra próxima adquisición, ¿verdad? Pigalle Pumps, Lady Peep Spike, Bouquet, Greissimo… ¿Tu con cuál te quedas?

Por: María C. Buigues