Guardar el primer mechón del bebé, los dientes de leche, el cordón umbilical o la placenta,  son cosas que muchas madres guardan como recuerdo significativo de su bebé.

Ahora ha llegado al mundo de las mujeres embarazadas un recuerdo innovador que ha causado tendencia en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos: joyas hechas a partir de leche materna.

La lactancia materna es un periodo muy especial e inolvidable para las mamás que deciden ajoyas leche maternamamantar a sus bebés. Siempre hemos escuchado: “¡Qué bonito es dar el pecho! Es una conexión especial entre la mamá y el bebé.”

Actualmente hay aproximadamente una docena de artesanas que crean estas joyas. Entre ellas Ann Marie Sharoupim con 28 años es farmacéutica, artesana y madre, y es la creadora de Mammas Liquid Love cuyo significado es “El amor líquido de mamá”.

Todo empezó con los problemas para amamantar a mis dos hijosLa más pequeña no toleraba la leche de fórmula y una amiga me donó la suya para ayudar. No sabía cómo devolverle el favor y pensé que sería muy especial hacer algo con la leche materna que sobró. Yo soy farmacéutica y mi marido trabaja con patentes así que dimos con una receta que funcionaba. Cuando le di el colgante, lloró y me dijo que era lo más bonito que le habían regalado. Quise propagar esa felicidad” contaba Sharoupim a la revista S moda.

Los artículos que ofrece pueden ser colgantes en forma de perla, anillos, brazaletes con diversas formas o letras rellenas de leche materna. El color dependerá de la tonalidad de la leche de cada madre, ya que los clientes envían un pequeño frasco con al menos 50ml de leche la cual Sharoupim esteriliza y convierte en un material sólido.
Los precios pueden variar desde los 45 hasta los 90 euros.

Por otro lado, Brooke Becker relata en su blog Milk.Mom.Baby: “Mientras amamantaba a mi hija sabiendo que probablemente sería la única, sentía un impulso imparable de preservar algo de esta preciosa sustancia como un recuerdo de ese momento tan especial”. Así comenzó su búsqueda por las joyas pero no encontró ninguna que le gustara, así que decidió hacer su propio medallón ella misma.
Tras semanas de experimentación fui capaz de perfeccionar mi método y fabriqué mi primer medallón de leche materna. Me gustó tanto que inmediatamente quise hacerlos para otras personas“. Sin embargo se dio cuenta de que era un proceso demasiado personal, así que decidió vender kits para que las mujeres pudiesen hacerlo por ellas mismas.
Los kits vienen con todo lo necesario, ingredientes para preservar la leche, instrucciones y un medallón con una cadena. El precio varía entre los $7000 y $18000.

Algunas personas piensan que es una extravagancia y otros mueren por adquirir las piezas.

¿Qué os parece a vosotros?

Por: Gema  Van Der Hofstadt

(Imágenes: dailymail.co.uk, pinterest.com)