Flecos: Detalle decorativo compuesto por una serie de hilos, cordones, huinchas o hileras de cuentas que cuelgan del borde de una tela u otro material.

La historia de este elemento decorativo se remonta al año 3000 antes de Cristo, aunque no fue un elemento decorativo en la industria textil hasta el siglo XVIII. También fueron utilizados por los indios americanos, pero estos los usaban para proteger la ropa de la lluvia en lugar de como elemento decorativo. Fue en el año 1900 cuando la burguesía decidió utilizar este elemento para decorar sus vestidos y como elemento de feminidad.

En los años 20, fue su auge, en los vestidos de charleston junto a collares maxi de perlas. Estos flecos eran muy muy largos para que se movieran con el ritmo del jazz y los clubs nocturnos de la época. Quizás esto es lo que ha hecho que los asociemos más a outfits festivos y parezcamos reacios a trasladarlos al día a día.

Otra época en la que se llevaron los flecos fue en el movimiento hippy, pero los de este tipo eran más toscos, en chalecos o cuero; este tipo de fleco es más de diario que de festivo (ocurre al revés del anterior). Pero no es este estilo el que está triunfando esta temporada, sino los de hilo.

Desde entonces han estado yendo y viniendo en la moda, casi sin hacer ruido. En 2011 los vestidos de flecos negros volvieron brevemente. A partir de ahí se han alejado de los outfits exclusivos de fiesta y han llegado también al día a día. Esta temporada hemos podido verlos hasta en los bajos de los vaqueros, en bodies, en camisas, etc.

Zara es, sin duda, la que más ha explotado esta tendencia. Desde flecos cortos decorativos a los de tamaño XXL que transforman tops en vestidos.

Estas Navidades puedes ser la protagonista de la fiesta con un mono entero de flecos o unos pantalones. Y atrévete a bailar toda la noche a su son! También podemos encontrar chaquetas repletas de pequeños flecos si quieres llevar el outfit completo.

¿Cómo los llevaría yo? Por el día llevaría una camisa blanca oversize con una falda con flecos en el bajo (o con el mono de flecos encima si eres atrevida) y en la noche el vestido de flecos con unos buenos tacones, el pelo en una coleta tirante y unos buenos pendientes XXL.

Y tú, ¿te animas con esta tendencia?

Por: Andrea Puertas

(Imágenes: aquimoda.com, ellahoy.es, zara.com)