Últimamente hemos ido adoptando en nuestro día a día elementos que creíamos de otra época, o asociábamos a otro tipo de personas. Ya sea en tendencias de maquillaje o manicura, como en manera de vestir, el estilo gótico victoriano está más vivo que nunca.
Por si alguien no lo sabe, con este nombre denominamos a toda una forma de ver la vida en la Inglaterra del siglo XIX. Recibe, por tanto, su nombre de la reina Victoria, quien lo puso de moda. Pero no solo se implantó en la vestimenta, sino que también afectó a la literatura y arquitectura, fue todo un movimiento.gotic style
Lo que lo caracteriza, principalmente, es la mezcla de varios estilos, creando un look muy cargante y lleno de excesos. Desde faldas de encajes, pasando por los famosos corpiños, hasta botas y gargantillas de terciopelo, a la vez. Toda una amalgama de contrastes, que obviamente no es muy querida por todo el mundo en la actualidad.
Si preguntáis a cualquiera a quién le recuerda este estilo, solo por decir la palabra “gótico” pensarán en alguien vestido de negro y con una forma de ser terrorífica, incluyendo a los vampiros. Es increíble como con el paso de los años cambian las tendencias y lo que antes se consideraba en boga y elegante, ya no lo es.
Yo pienso que lo bueno de conocer la historia, es poder utilizarla para mejorar y probar cosas nuevas, que quizás nunca se te hubieran ocurrido. De la historia de la moda también hay que aprender y empaparse para así poder tener más abanico de posibilidades a la hora de crear nuevos outfits.
Por ello, muchos diseñadores actuales han opinado como yo, y han mezclado tendencias antiguas para crear nuevas. Y esto me parece estupendo.
Por ejemplo, Valentino, en su colección Spring/Summer 2015, ya nos demostró que era posible acuñar al espíritu victoriano, sin perder ese romanticismo y esa elegancia que caracteriza a la marca.
También fueron Dolce & Gabanna los que nos enseñaron en su colección Sping/Summer de la pasada temporada, que sensualidad, barroco y estilo victoriano pueden unificarse en un solo look muy trendy. Que es posible conseguirlo sin caer en las excentrecidades o en el gótico más tenebroso.
Yo sigo diciendo que estoy muy a favor de estos estilismos y que sin duda, me uniré al club del nuevo gótico. Manicura en tonos oscuros, maquillajes dorados con labios color vino, moños trenzados, vestidos de encaje con estampados… in duda, ¡soy muy fan!

Por: Mariola Ocaña

(Fuente imágenes: Pinterest)