Empezar a hacer ejercicio no es fácil. Sentirnos bien es uno de los motivos que más peso tienen a la hora de practicar deporte o comenzar con una rutina de entrenamiento. Pero, no todo es tan sencillo como esto, y hay que mantener la rutina para poder ver los resultados y poder obtener unos abdominales perfectos.

Seguramente a todos nos ha pasado que hemos empezado pero lo hemos dejado…y todo lo que habíamos conseguido se ha ido al traste. O que hemos puesto todo de nuestra parte para comenzar, pero no hemos conseguido pasar del tercer día. O que por mucho que nos esforcemos, hay partes de nuestro cuerpo que parecen no notar todo el ejercicio que hacemos.

La zona abdominal es una de esas partes que a muchos nos cuesta mantener perfecta. Los abdominales sujetan nuestro tronco, así que es fundamental tener una buena musculatura en esa zona para evitar dolores en la espalda o malas posturas.

Es importante, por lo tanto, mantener una rutina de ejercicios que nos ayude a cuidarla para no tener que machacarnos sólo cuando nos veamos mal o en determinados momentos.

Aquí van algunos que nos pueden servir. Practicando todos los días una rutina como esta, conseguiremos resultados y además no gastaremos nada, porque lo podemos hacer desde la comodidad de nuestras casas y sin ningún tipo de material, sólo usando el peso de nuestro propio cuerpo.

img_20160728_210514762-1024x768

  • Plancha: apoyamos el peso de nuestro cuerpo en las manos y los pies. Mantenemos los brazos estirados, con las palmas de las manos bien abiertas y fijándonos en que nuestras muñecas estén en la misma línea que nuestros hombros. Las piernas juntas y activamos bien los abdominales para conseguir mantener el tronco recto. Vamos subiendo y  bajando lo que podamos, realizando un ejercicio de flexión de los codos, siempre con los abdominales fuertes y procurando mantener la columna recta.

img_20160728_211327277-1024x768

  • Plancha lateral: Desde la posición anterior de plancha, dejamos todo el peso del cuerpo sobre una mano y sobre un pie. Nos estiramos hacía un lado y luego repetimos hacia el otro lado. Siempre manteniendo bien fuerte la zona abdominal.

img_20160728_210943063-1024x768

  • Bicicletas con piernas rectas: nos colocamos tumbados elevando un poco el tronco. Podemos apoyarnos en los antebrazos o bien sujetarnos el cuello con las manos ligeramente (como si fuésemos a hacer un ejercicio abdominal de toda la vida). Mantenemos las piernas rectas y un poco levantadas del suelo. Y vamos subiendo lo que podamos, primero una y después la otra ayudándonos de nuestra respiración.  Si preferís, podéis levantar las dos piernas rectas y juntas en lugar de ir alternando.

img_20160728_211013811_hdr-1024x768

  • V: Sentados y con la espalda recta, doblamos las rodillas y las abrazamos. Los pies han de estar ligeramente levantados del suelo. Con cada respiración vamos elevando las piernas y los brazos tanto como podamos, mantenemos un rato y volvemos a bajar las rodillas a la altura del pecho para abrazarlas.

Estos ejercicios solo son un pequeño ejemplo, existen miles de ellos para trabajar la misma zona. Podéis ir combinándolos hasta encontrar los que más os gusten. Como veis, trabajar los abdominales no tiene por qué ser aburrido ni siempre lo mismo. ¿Vamos a por unos abdominales perfectos?

Merce Hermida Aguiar

@memernes