¡Los DIY (do it yourself) también son tendencia en las bodas! Como ya hablamos en artículos anteriores muchos novios apuestan por esta nueva moda que es mucho más económica y que además es entretenido de hacer. Los DIY aplicado en las bodas, consiste en realizar por ti misma algo de la decoración, de los detalles para los invitados, etc., con materiales fáciles de encontrar y haciendo de cosas sencillas algo atractivo y sorprendente.

Esta opción no solo es más económica, sino que también la podréis hacer exactamente a vuestro gusto ya que lo haréis vosotros mismos. Además, es una muy buena opción para hacer algo en pareja y que tenga un significado y sentido más personal.

Hay muchos tips para realizar diferentes DIY en la decoración de una boda, pero hoy os daremos algunos trucos para elaborar centros de mesa con materiales muy simples y fáciles de encontrar pero que a la vista de los asistentes e invitados quedará muy bonito.
Como siempre decimos la temática de la boda es muy importante y se tiene que ver reflejada en la decoración y en esas ornamentaciones por las que optéis.

Como ya os recomendamos anteriormente, es mejor que los objetos que se pongan en el centro de mesa no sean muy altos ni voluminosos, ya que podrían tapar las caras del resto de invitados de esa mesa. Es por eso, que haremos servir objetos más pequeños y menos ostentosos, pero sin que queden en un segundo plano. DIY en los centros de mesa de la celebración de la boda:
Centro de mesa con pompones simulando flores
Qué se necesita: Papel crepe, hilo, tijeras, maceta, alambre y porexpan.
Elaboración: Se tienen que coger cuatro hojas de papel crepe y ponerlas una detrás de otra, posteriormente se irán doblando en rectángulos hasta llegar al final del papel. Después se cogerá el hilo (que tiene que ser del mismo color que el color del papel crepe), y se atará a la mitad del rectángulo. Una vez tengamos el rectángulo atado se hará un corte redondo en los extremos del rectángulo y se irá abriendo con cuidado hoja por hoja desde el extremo del rectángulo hasta el centro y lo mismo con la otra mitad. Una vez hechos los “pompones de flores”, se clavará el alambre en las flores y al porexpan que irá dentro de la maceta que se pondrá en el centro de la mesa.

 Centro de mesa con tarritos de cristal
Qué se necesita: Tarritos de cristal (de las medidas, materiales y colores que queráis), velas de tamaño mediano, cuerda (del tipo de material que queráis, pero recomendamos cordel marrón) y pegamento instantáneo.
Elaboración: Esta opción tan fácil consiste en envolver con el cordel la parte de abajo del tarro de cristal, y posteriormente con el pegamento instantáneo se enganchará la vela dentro. Se dejará un día entero para que se enganche bien. Esta opción queda muy vintage y se pueden poner tarros de diferentes tamaños si se quiere para hacer una buena combinación estética.

 Centro de mesa con botellas y velas alargadas
Qué se necesita: Una botella de cristal de agua, velas alargadas del color que queráis, agua y plantitas artificiales o naturales pero que sean pequeñas.
Elaboración: Para realizar este centro de mesa, primero de todo se cogerá la botella de agua y se le sacarán todas las etiquetas que lleva, dejándola limpia. Posteriormente se verterá un poco de agua en la misma botella, ya sin etiquetas, y se le añadirán las plantitas en el agua. Después se pondrá la vela alargada, del color que hayáis elegido, en la misma botella. ¡Tendréis que comprobar que la botella y la vela encajen previamente!

Centro de mesa rústico
Qué se necesita: Un tarro de cristal (del color que queráis), las flores que más os gusten, un trozo de madera redondo y cordel.
Elaboración: Este centro de mesa es muy fácil pero queda visualmente muy bonito y da un toque más campestre. Consiste en poner el trozo de madera redondo en el centro de la mesa y encima poner el tarro de cristal con las flores que hayáis escogido. Si los tarros que habéis escogido os gustan los podéis dejar así, si no una opción es cubrir todo el tarro con cordel marrón.
Opción: Si no queréis comprar tarros, podéis reutilizar botellas de vino o cerveza y hacer lo mismo, pero para que quede más estético y bonito se pueden cubrir con el cordel marrón o con cintas de colores, dependiendo del toque que le queráis dar.

 Centro de mesa de playa
Qué se necesita: Tarritos ovalados de diferentes tamaños, arena, conchas, velas blancas anchas y estrellitas de mar pequeñas artificiales.
Elaboración: Esta decoración es para esas celebraciones ambientadas en la playa o de temática similar. Consiste en coger los tarritos ovalados y enganchar la vela en el centro del tarrito. Posteriormente se le añadirá la arena, podéis poner también arena tintada si lo preferís. Después se añadirá toda la decoración de conchas y estrellitas de mar.

 Centro de mesa con bandeja hibernal

Qué se necesita: Una bandeja del tamaño y material que queráis, velas, piñas y ramitas.
Elaboración: Es tan sencillo este centro de mesa como poner las piñas, ramitas y las velas repartidas por la bandeja y que quede bien estéticamente. Con las piñas y las velas se podrá transmitir un ambiente más cálido y de invierno.
Opción: Si queréis que todo lo que esté en la bandeja no se mueva o quede estático podéis pegar todos los abalorios con cola.

 Centro de mesa de velas o flores flotantes
Qué se necesita: Tarro de cristal redondo (en forma de pecera), agua, piedras de colores y velas o flores flotantes.
Elaboración: Este centro de mesa consiste en añadir las piedrecitas de colores (o la decoración que queráis, pero que se quede al fondo) al fondo del tarro y posteriormente añadir un poco de agua. Por último se añadirán las velas o flores flotantes. Este centro de mesa da un toque romántico y es muy fácil de hacer.

Centro de mesa con paniculata
Qué se necesita: Paniculata y velas de diferentes tamaños, pero que sean todas anchas.
Elaboración: Para este centro de mesa se tendrá que comprar paniculata, que es un tipo de planta. Esta decoración es tan fácil como poner la paniculata en forma redonda y dejar un hueco en medio para poner la vela en el centro. Si se compran velas de diferentes tamaños puede quedar un centro de mesa muy bonito.

 Centro de mesa con copas al revés
Qué se necesita: Copas de cristal de diferentes tamaños y velas pequeñas.
Elaboración: Esta opción es muy sencilla, pero queda muy atractiva una vez puesta. Consiste en coger copas de diferentes tamaños y ponerlas boca abajo. Podéis poner el número de copas que consideréis, pero recomendamos cuatro o cinco para que creen un buen centro de mesa. Además recomendamos que sean de distintos tamaños para poder intercalarlas y que estéticamente tengan mucha más presencia. Una vez puestas las copas del revés se pondrá en el pie de ésta la velita. Si lo deseáis también podéis añadir flores o plantas a su alrededor.

 

Estos son algunos DIY sencillos de realizar, pero que a la vez quedan muy bonitos estéticamente. Tal y como habéis podido comprobar se puede realizar con elementos del día a día y fáciles de encontrar grandes centros de mesa así que ¡manos a la obra!

Por: Mireia Aznar Marquès (@mireaz)

 

(Imágenes: pinterest.com)