“No existe nada más femenino que el feminismo” Vanessa Rosales. 
Feminismo(Del lat. fem ĭna, mujer, hembra, e -ismo)Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.
 
A lo largo de la historia ha habido muchas mujeres que desde su posición han contribuido con sus actos, actitud y su estilo a la causa feminista. Mujeres nacidas en una época en la que la sociedad las valoraba por su aspecto, y la superioridad masculina no era cuestionada. Y esta superioridad se traducía también en la forma de vestir, en una esclavitud a la feminidad (que no feminismo) automática.
Asimismo, durante el surgimiento de los movimientos feministas de los años 20 y 30, la moda se entendía como un elemento opresor al ser una herramienta de “medida” para la mujer: cuanto más arreglada, mejor pintada y peinada más atractiva para el hombre, mejor vista para la sociedad y por lo tanto más subyugada.
No obstante, esto ha cambiado, y el feminismo ahora va directamente ligado a reivindicar nuestra feminidad. Esto se ha conseguido en parte a mujeres que, llegando al poder por diversas corrientes (arte, música, cine), han sabido ser ellas mismas y salirse de la norma, aun sabiendo que la época que les había tocado vivir se oponía a ello totalmente.
Uno de los primeros referentes claros es Frida Kahlo. Además de ser un icono mundial por su talento artístico y expresar su identidad como mujer desde su propia perspectiva femenina, fue (y es) un icono en la moda. La confianza en sí misma la llevó a aprovechar el folclore mexicano autóctono y llevar faldas coloridas, blusas anchas, accesorios variopintos y flores en el pelo. Sumando a todo ello sus cejas pobladas, dio a la mujer de la época un respiro y la ayudó a cerciorarse de que había otra moda que no estaba destinada como hasta entonces a satisfacer al hombre con vestidos apretados, cejas depiladas y labios rojos. Libertad para ser una misma y expresar lo que se siente a través de la forma de vestir.
“El verdadero feminismo también es aquél en el cual las mujeres se respetan, diversas y distintas, en el que se respeta cualquier cosa que una mujer desee ser y la estética que escoja pasa a formarlo visualmente.Vanessa Rosales.
 
Si nos trasladamos a la música y un par de décadas después aparece en el panorama una Janis Joplin entregada a su música y a la parte mística que ello conlleva. A pesar de proclamar que “la ropa tenía la simple función de abrigarJanis Joplin fue bandera de una estética que ayudó a liberar a la mujer del yugo de la sociedad. Mezcló elementos tribales en forma de collares, pulseras y anillos; el pelo desordenado y piezas de ropa que databan de diferentes épocas que le conferían un aspecto único y atemporal. Pero uno de sus actos más relevantes fue el no llevar sostén, en una clara intención de oponerse a lo establecido y abogar por la libertad. Mientras que las mujeres de los 60 se preocupaban por tener un aspecto perfecto para complacer a los demás y resaltar los atributos femeninos (faldas para destacar la cinturita de avisa y sostenes para sacar a relucir unos pechos perfectos) Janis sacaba la bandera de la feminidad más pura y se liberaba de la norma imperante.
En otra corriente artística fundamental, el cine, que ya comenzaba a utilizar a la mujer como ejemplo de elegancia, sensualidad y reclamo para la taquilla, aparece Katharine Hepburn. Ésta rompe la figura femenina de Hollywood al representar a una mujer moderna e independiente, fuerte, que se vale por sí misma y toma sus propias decisiones.
Acusada de vestir siempre de manera informal (sin maquillar, sin arreglarse), Katharine Hepburn fue icono de elegancia y de belleza pura y estilo, con su gran altura y su cuello alargado. Fue pionera en llevar pantalones estando dentro del star-system, siendo para ella una batalla intelectual contra el arquetipo femenino y supeditando la comodidad ante las faldas pero nunca dejando de lado la elegancia y la feminidad. Combinaba esta prenda con chaquetas holgadas y camisas arremangadas, proporcionando a la mujer un estilo desenfadado y libre pero extremadamente femenino.
La gran conclusión es que estas mujeres feministas, además de inlfuir en nuestra estética (Frida precursora de las prendas de estilo mexicano, Janis creadora del estilo boho y Katharine abanderada del pantalón) nos han regalado, mediante su lucha para con la sociedad y sus ganas de ser ellas mismas, la libertad de vestir a nuestro antojo, de poder explotar nuestra feminidad al máximo y poder llevar unos buenos pantalones.
Por: Marina Zaragoza Mayor
(Ilustración: Ángel Pérez Gambín
Fuente imágenes: Pinterest)