Esa es una de las cuestiones que más nos preocupa a las chicas. ¿Cómo seguiremos cuidándonos lejos de la rutina que tenemos el resto del año? En esta época en la que casi nunca paras por casa, en la que proliferan las fiestas de amigos y familiares hasta las mil y donde hay muy poca comida baja en calorías, algo se nos tendrá que ocurrir para continuar luciendo tipo.

Pero, si lo pensamos bien, ¡el verano también nos da muchas más oportunidades para hacer deporte de una manera fácil y gratuita! Así que si sois de las que van a la playa a tumbarse en la hamaca durante horas… ¡cambia el chip! De vez en cuando puedes salir a la orilla a jugar a las palas, o simplemente nadar durante un rato o caminar sobre la arena. Te lo pasarás genial, afianzarás amistades y encima estarás más guapa y saludable.

 

También puedes hacer ejercicios varios en tu casa o en los hoteles donde estés. Cada día son más los que se unen a una rutina diaria aplicable a todo tipo de persona. Bloggers reputadas como “Lovely Pepa” o “My Peeptoes” la practican a diario con su personal trainer. Es más, podemos copiarlas, ya que nos enseñan todas en sus respectivos blogs. Se trata de ejercicios sencillos pero que notarás su efectividad rápidamente si los sigues a diario. ¡En una media hora estarás más que lista!

Si, por el contrario, hablamos de la dieta, os diré que no es necesario seguir ninguna “a rajatabla” ni específicamente. Solo hay que fijarse en las maravillosas frutas y verduras que nos trae esta estación. Al menos yo, cuando aprieta el calor, noto que tengo menos hambre. En lugar de tomar lo primero que encontremos en la nevera, pongámosle un poco de cabeza y elijamos lo más saludable. Saludable no tiene que ser igual a aburrido y malo, podemos hacer smoothies para chuparse los dedos, o zumos, helados naturales de frutas o una macedonia de toda la vida. Os sentiréis con más vitalidad y también encontraréis la piel más tersa y brillante. Parece que todo son ventajas ¿no?

Tampoco os vayáis a pensar que NUNCA vais a poder probar un dulce, solo que estará permitido menos veces de lo que os gustaría. Siempre hay momentos en los que tenemos que soltarnos la melena, disfrutar un poco y olvidarnos de contar calorías, ello hará que después pillemos la rutina con más ganas.

Y con esto y NO con un bizcocho…¡hasta la próxima semana!

Por: Mariola Ocaña

(Fuente imágenes: Pinterest)