Hace unas semanas, mi compañera Julia Marhuenda escribía sobre el programa de televisión “Cámbiame Diario”, el formato televisivo que ha llevado la moda a nuestras pantallas con tres estilistas encargados de mejorar la imagen de los candidatos que consiguen atravesar la pasarela. De este modo Telecinco decidió dar cabida en su parrilla diaria a un programa que se acercaba a la moda. Tras varias semanas en las que ha vivido el efímero reinado en Twitter se han lanzado al prime-time, aprovechando la franja horaria de mayor audiencia para presentarnos el formato extendido de su programa matinal.

El planteamiento era bueno, cuatro horas de un programa dedicado a la moda, en el que los cambios de imagen son la mejor baza para atrapar al público y en esa tesitura muchos nos preguntábamos ¿Cómo tratarán la moda? ¿Harán hincapié en las marcas españolas? ¿Podrá ser este un espacio en el que se adentrarán a mostrarnos los entresijos de una buena colección antes de que llegue al comprador? – Estoy convencida que no soy la única a la que se la pasaron todas estas posibilidades por la cabeza-. Sinceramente no veía una manera mejor que dejar de lado los motivos frívolos con los que la mayoría de seleccionados se presentan al programa para darle notoriedad a la moda española, a los diseñadores que mes a mes crean prendas y sólo algunos elegidos son los que pueden disfrutar de 2 semanas al año para Cambiame Premiummostrarnos sus colecciones. Al parecer muchos podían tener en este programa su ocasión para hablarnos del trabajo que hay detrás de cada prenda.

Finalmente llegó la fecha y el martes 2 de septiembre se estrenó la versión Premium y nos encontramos ante un programa que evocaba al mítico “Sorpresa, Sorpresa” de los 90’s y dejaba en un segundo plano la moda y todo lo que a ella se refiere. En ese momento la única pregunta era: ¿dónde está la moda en un programa que dice ser de moda?. No llego a entender como un programa que se ha ganado a sus seguidores por hablar única y exclusivamente de moda mediante los cambios de imagen, ahora dejan en un segundo plano este aspecto, relegándole a no más de media hora de programa con una mínima presentación que culmina con el antes y el después de los dos invitados semanales.
La moda española merece un prime time televisivo sin lugar a dudas, pero más parecido al americano “The Fashion Fund” que al ya extinto “Sorpresa Sorpresa”.

Por: Adri Uriz

(Fuente imágenes: vertele.com)