Es un invasor espacial. Es un alien que viene a la Tierra para salvar a su planeta de la sequía. Le debe su nombre artístico al creador del cuchillo Bowie. Es andrógino, sexual, glamuroso. A veces viaja en un transbordador espacial.

David Bowie (1947), el artista glam por excelencia, aquel inglés al que su amigo de escuela propinó un puñetazo en el ojo, haciendo que su pupila aumentara e hiciera parecer que tenía un ojo de cada color, nos ha dejado, ha hecho aquel viaje hacia ninguna parte que prometió sería divertido. Se ha ido una verdadera estrella, nacida en un planeta desconocido y que hizo de su estancia en la Tierra una maravilla para nuestros sentidos.

 

Cantante, actor, gurú de la moda y hábil en muchas disciplinas artísticas, lo que hace de David Bowie un artista con tal magnetismo es su eclecticismo. Su atractivo es la forma de mimetizarse con lo que se propone para crear en ti una curiosidad desbordante.

Por todo ello, me atrevo a hacer un pequeño recorrido por sus apariciones estelares, alter-egos y giras mundiales donde nos enseña como ser un verdadero gurú de la moda, una estrella del rock y un icono pop. ¡Ojo! y todo al mismo tiempo.

01-62_69 (Copiar)

Del 62 al 69. Después de dejar la escuela en 1963 y declararle a sus padres la intención de ser “estrella de rock” forma el grupo The King and the Bees. Vemos aquí a un jovencísimo Bowie (David Jones aún) en un grupo de rock con estilo británico: suéter, jeans y camisa. Él luce sin embargo un atuendo muy campestre y diferente al de los demás: chaleco de cuero que juega cromáticamente con botas de “conquistador americano”.

space oddity

 

En 1969 Bowie escribe SPACE ODDITY (1969), que lanzará 5 días antes del alunizaje del Apollo y que automáticamente se convierte en un éxito en Gran Bretaña. Lleva gafas redondas, uniforme de estación espacial, metalizados y brillos: David Bowie nos canta, mientras se comunica con Major Tom en un videoclip de estética espacial donde ya nos da una pista de lo que vendrá: su final psicodélico, sus interpretaciones a veces exageradas y la brutal canción se salen de los parámetros establecidos.

 

the man who sold the world

-El tercer álbum del artista, The Man Who Sold the World (1970) se presentó en EEUU en una gira de costa a costa, en la que Bowie apareció con un largo vestido de mujer y pelo largo. Uno de los porqués de esta apariencia fue la necesidad de ir creando un personaje totalmente excéntrico y controvertido que llamara la atención en América, donde además se proclamó bisexual.life on mars

 

 

-Hunky Dory (1971). Cuarto álbum de estudio y con mucho de hard rock, este disco contenía la magistral, mágica y única Life on Mars?. Bowie en esta ocasión luce traje azul celeste casi espacial, ceñido y brillante, que hace contraste con su pelo naranja y juego con su sombra azulona de ojos. El diseñador culpable de este asombroso estilismo fue Freddie Burretti. Éste acompañó a Bowie en sus primeras apariciones y también durante los años 80.

 

ziggy stardust

Ziggy Stardust (1972). Bowie puso en marcha su espectáculo como Ziggy Stardust junto a The Spiders from Mars. Combina hard rock y rock experimental recogido de sus anteriores trabajos. Basado parcialmente en los míticos Iggy Pop y Lou Reed, sus actuaciones están influenciadas por su etapa de aprendizaje en la compañía teatral del performer y mimo Lindsay Kem, el cual preparó muchas de sus coreografías.

Ziggy

Influenciado por antecesores y colegas como Marc Bolan, cantante de T. Rex (grupo creador del Glam Rock) toma como referencia directa a  Vince Taylor, cantante británico de rock’n’roll que aparecía en sus actuaciones con trajes de cuero negro, maquillaje y movimientos espasmódicos. Para crear la androginia que lo representaba recurrió al Kabuki, una variante de teatro japonés que se caracteriza por su drama estilizado y su extravagante maquillaje. Para ello se apoyó en el diseñador Kansai Yamamoto, que diseñó todo su vestuario.  

 

ALADDIN SANE (a lad insane – un muchacho loco)  (1973). Sexto álbum del artista, por muchos considerado una brillante etapa del personaje. Nace aquí el que será el sello más reconocible de David Bowie y que se convertirá en un icono pop: la fotografía del cover del disco con el rayo atravesando su rostro. Seguimos viendo un aspecto andrógino y teatral, remarcando su rostro con maquillaje y estilismos con poca ropa y mucha parafernalia, llegando a lucir un estilo bastante punki. No obstante, vemos como se conservan detalles pero Bowie va adquiriendo una apariencia menos estrafalaria conforme se va acercando a la década de 1980.

STARMAN

Pasando por una época de excesos y experimentación, llegamos con Diamond Dogs a canciones como Rebel rebel (1974) en la que sorprendió con su brillante combinación: evidente tributo a los piratas corsarios, luce mono rojo muy ceñido, un parche en el ojo (se dijo que tenía conjuntivitis y aprovechó el suceso para colocarse el complemento) y una camisa estampada, pelo pincho y botas de plataforma. Uno de sus mejores atuendos, considerado como uno de sus últimos coletazos psicodélicos en cuanto a vestuario se refiere.

EL DUQUE BLANCO (1976) cuarto alter ego del artista que acompaña a su disco Station to Station. Este alter ego, nacido en 1976 a raíz de su personaje en la película The Man who fell to Earth (encarna a un extraterrestre que llega a la Tierra en busca de ayuda para salvar a su planeta White dukeen sequía) acompaña la época menos sana de Bowie: problemas con las drogas, comportamientos inapropiados políticamente y una actitud desagradable en algunas de sus apariciones. Catalogado por él mismo como “persona desagradable” u “ogro”, Bowie sufrió una transformación hacia un personaje menos estrafalario, más basado en el cabaret y más solitario. Vestía camisa blanca, pantalón negro y chaleco en casi todas sus actuaciones, que casaba con una actitud más introvertida y mística sobre el escenario.

 

Alrededor de 1978 vemos a un Bowie que, con dos grandes discos bajo su brazo (Heroes y Low) se presenta en el escenario ya liberado de El Duke Blanco, desenmascarado pero sin perder la teatralidad que lo caracterizará durante toda su vida e influenciado estéticamente por su producción musical (influencias alemanas, abstracción, espontaneidad).  Pantalones extra-bombachos, camisetas de manga corta, cueros y alguna que otra chaqueta metalizada: el vestuario que fue diseñado por su vieja amiga Natasha Korniloff (ésta cosió mano a mano con Burretti todo lo que envolvió a Aladdin Sane) y que lució en su exitosa gira mundial Isollar2.

isollar

– En 1983 lanza Let’s Dance, uno de los temas más icónicos del cantante y sobre todo, más representativos de los 80. Con ella, Bowie, alejado de las drogas y centrado en su labor como artista en la gira The Serious Moonlitght, empieza  una carrera de fondo donde produce sublimes canciones y videoclips que son bandera de la generación vivida, referente directo en cuanto a moda se refiere (trajes de chaqueta, corbata, anchas camisas de color pastel y alguna que otra hombrera).

-A partir de 1990, Bowie se va adaptando a la nueva década, produciendo música de manera casi ininterrumpida donde mezcló sonidos electrónicos con rock y pop. Su aspecto seguía siendo único, donde recurría a chalecos estampados, estilismos dignos del Nuevo Romanticismo y elegantes y originales trajes; siempre acompañado de su pelo naranja o de una melena rubia en sus últimos tiempos.

 

Al escuchar su música, ver sus movimientos y sus extraños atuendos te sientes menos raro, o mejor dicho, sientes que hay gente parecida a ti. Sus melodías son melancólicas pero esperanzadoras, y parecen estar flotando en el espacio, en la oscuridad del espacio.

Todo un icono para aquellos que también nos sentimos rarezas espaciales.

Por: Marina Zaragoza