Todos estamos ya familiarizados con este término, una de tantas costumbres que hemos heredado de los americanos.

Cierto es que su significado ha variado desde su aparición hasta nuestros tiempos. A día de hoy, “BLACK FRIDAY” es sinónimo de rebajas, consumismo, capitalismo, descuentos, gangas, regalos de navidad, etc…..Unas rebajas de enero anticipadas y concentradas en un solo día (que ahora parece ser más de uno), donde aprovechamos para llenar nuestros armarios para las fiestas y también comprar muchas cosas por puro capricho, todo sea dicho.

Antes de contaros de dónde procede, decir, que en mi opinión, esto es simplemente otra forma más que tienen los comercios para recaudar dinero y salir a flote de sus balances negativos (aunque tampoco me quejo, que unas rebajas ¡nos gustan a todas!).

Entonces se me viene a la cabeza una reflexión: ¿es el consumismo de los ciudadanos el billete de vuelta al éxito tras la crisis?
No es menos cierto que debido a las asombrosas rebajas que han tenido que hacer últimamente para que pudiéramos permitirnos el volver a comprar “por encima de nuestras posibilidades”, han provocado un vuelco en nuestras vidas. Pero este es otro tema que trataré en otro artículo.

A lo que vamos, el origen del BLACK FRIDAY. Como sabéis, en inglés significa “viernes negro” y es una de las tradiciones más potentes de Estados Unidos. Se celebra justo el día después de Acción de Gracias, una fiesta incluso más importante que la navidad para los americanos.

Pero su aparición fue debida a un exceso de oferta de oro realizado por el presidente Grant en 1869, lo cual hizo que los precios decayeran un 18% y se creara un caos económico. Tanto fue así, que esto se reflejó en muchas de las fortunas de muchos americanos, por lo que fue bautizado así.

La cosa no quedó aquí y volvió a aparecer este término en los años 1951 y 1952. En este caso, no se trataba de razones económicas, sino más bien por razones sociales: se empezó a utilizar como costumbre que los empleados faltaran a su trabajo el día después de la gran fiesta de Acción de Gracias. Diez años después, en la ciudad de Filadelfia, lo usaban los policías para describir la cantidad de gente que aprovechaba estas fechas para comenzar sus compras navideñas.

Finalmente, comienza a tener el significado que nosotros entendemos en la década de los ochenta, puesto que los comerciantes no presentaban pérdidas ese día, ósea que en su libreta de balances se anotaban los totales con tinta negra (o saldo positivo), al contrario de la tinta roja, que auguraba pérdidas.

Y tras esto, ya se instauró como uno de los grandes días de compras en todo el mundo.

Realizado por: Mariola Ocaña

(Imágenes: pinterest.com)